París, 8.

Y parece cierto que la esencia de Europa está en las marcas de metralla que permanecen en sus muros como cicatrices de una enfermedad infantil.